martes, 24 de noviembre de 2015

DE REFORMAS

¿Qué sería de nosotros sin las queridas reformas? Martillazos los domingos por la mañana, pasillos colapsados de materiales acopiados, caídas, golpes y más golpes, ascensores llenos de polvo y escombros, paredes rayadas y manchadas y muchos, muchos quebraderos de cabeza. Un piso nuevo no puede venir sin reforma. ¿A que tu vecino ya ha empezado la suya?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejarme un comentario!